14/02/14

Ainda sobre a UE, a soberania dos Estados e o euro

Aqui fica a chamada da atenção, através da citação de alguns dos seus parágrafos, para um artigo de Fernando Luengo e Lucía Vicent, que não subscrevo, mas que me parece pôr em termos interessantes alguns dos aspectos da questão do euro, da soberania e da UE, cujo debate o Vias tem vindo a procurar promover.


Este proceso de retirada de lo público y de la política, ámbitos capturados y contaminados de lógicas e intereses mercantiles, se ha dado, por supuesto, en los niveles comunitarios, que han conocido un empobrecimiento y perversión de las instituciones democráticas, un asalto del sector social público por parte de los mercados y un creciente sesgo del proyecto europeo hacia los intereses de las grandes corporaciones y de los lobbies que representan sus intereses.

Pero esa deriva también se ha materializado en la esfera de los estados, y en ámbitos más acotados, como en el caso español, las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Así pues, asociar la salida o la disolución del euro y recuperación de soberanía, como si hubiera una relación de causa-efecto entre ambos asuntos, carece de justificación. O dicho de otra forma: “otra” moneda, por si misma, no garantizaría una situación mejor, si no va acompañada de un cambio radical en el modo de ejercer la soberanía, haciendo partícipe de ella a la ciudadanía.

Del mismo modo que tampoco se justifica la afirmación de que en ámbitos más acotados, en el de los estados o en espacios territoriales más reducidos, se dan, por definición, mejores condiciones para implementar otra política económica. La evidencia disponible invita más bien a la cautela, pues no son pocos los ejemplos donde observamos en países y territorios pequeños tendencias regresivas y autoritarias.

Además, y esto es lo más importante, no está en absoluto garantizado que la correlación de fuerzas (pues de eso se trata, en realidad), en un contexto de desintegración, rivalidad y colisión de intereses (el actual, pero más exacerbado), fuera favorable a una mayoría social que permitiera imprimir un giro progresista a la política económica.





1 comentários:

Antonio Cristovao disse...

o que me parece que tem envenenado a situação de irresponsabilidade em Portugal e na Espanha é confundir-se eleições politicas com nomeações de bons gestores. Um palhaço como o Jardim que indiscutivelmente tem tudo para ser um amado demagogo, nem a mercearia pequena daqui lhe dava para gerir; e isso repete-se em Portugal e Espanha desde a Biscaia até ao Mediterraneo,com asconsequenciasdeno caso portugues já terem torrado 240 mil milhoes de Euros vindo da UE e continuamos endividados até as orelhas. Preconizo que se assuma a responsabilidade de cada eleitor exiga que se deixe de confundir eleitos politicos com gestores . vamos separar as coisaspra termos gestoes responsaveis esustentaveis antes que comecemos a gastar o futuro dos bisnetos.